Pages

7 mar. 2010

Párroco denuncia registros indiscriminados a inmigrantes en Madrid


El párroco de San Carlos Borromeo y coordinador de la Coordinadora de Barrios denuncia los registros que realizan miembros de la Policía a inmigrantes en domicilios particulares, en sectores como Entrevías y Moratalaz, Madrid.

Javier Baeza ha puesto cuatro denuncias en lo que va de año, por identificaciones policiales irregulares a inmigrantes, una de ellas realizada en su propia casa, en la que ha dado cobijo a jóvenes sin hogares.

“En ese momento no me encontraba en casa, pero uno de los que allí estaban, un chaval de Gambia, les abrió la puerta. Los agentes aludían a un ruido, pero allí nadie lo estaba haciendo. Entonces, le pidieron la documentación y entraron en una especie de mini ‘hall’ que hay. Como mi casa ahora mismo parece la ONU, pues les empezaron a pedir identificación a todos“, explicó el párroco.

El párroco de San Carlos Borromeo de Entrevías tras ese incidente hizo un reclamo público contra el Ministerio del Interior por las redadas a inmigrantes. Explicó, además, cómo el pasado 13 de enero se personaron en su domicilio de Moratalaz, en el centro de Madrid, tres policías nacionales uniformados sin la debida documentación policial.

De acuerdo al religioso católico, los agentes se marcharon tras ser amenazados con la idea de que en los próximos minutos llegaría una abogada a la casa, para saber cuál era la situación.

Debido a este problema, el cura ha realizado varias denuncias por los hechos que ocurren en Entrevías y Moratalaz y lo ha puesto en conocimientos del Defensor del Pueblo y de la Fiscalía de Madrid. Considera que los hechos son muy graves, ya que en la Dirección General de la Policía no existe ningún registro sobre esas intervenciones.

Fuente: Para Inmigrantes

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.