Pages

14 mar. 2010

De trabajadores, a delincuentes


Navegando por la red en busca de noticias me he encontrado con este post que me ha llevado a la reflexión, como suele pasarme en estos casos, ya que son muchos los problemas y las dificultades que tienen que pasar los/las inmigrantes antes de tener una vida más o menos "normal".

Sólo hay que ponerse en el lugar de estas personas para saber lo que se puede vivir y lo que se sufre sin papeles, sin trabajo, sin un amigo que te eche una mano. Es muy duro y sólo ellos y ellas conocen las vicisitudes que pasan y los obstáculos que se le atraviesan por el medio.
Ibrahim llegó de Senegal, hace cuatro años, a España, como tantos otros jóvenes, cargado de sueños por cumplir y con la misión de ayudar a los familiares que dejaba atrás. Ahora, lucha por sobrevivir, mientras continuamente tiene que esconderse de la policía como un delincuente.

«Me están robando la dignidad»: Ibrahim, senegalés sin papeles está cansado de vivir sorteando obstáculos, debido a la creciente oleada de controles de identidad a la que se ven sometidos todos los extranjeros sin papeles a quienes, un día, se «abrieron las puertas porque los necesitábamos», y a los que ahora «se abren también las puertas, pero para que se marchen, porque ya no son útiles», tal y como ha denunciado monseñor José Sánchez, obispo de Sigüenza-Guadalajara, y Presidente de la Comisión episcopal de Migraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.