Pages

13 ene. 2010

Lamentable tragedia en Haití tras terremoto de gran magnitud



Es lamentable la tragedia que vive en la actualidad el pueblo haitiano tras el sismo de 7,0 grados ocurrido este martes en horas de la tarde, y que ha devastado principalmente la capital Puerto Principe y la ciudad de Petionville.

Todavía no se no sabe el número de víctimas, que podrían ser centenares de ellas, de acuerdo a los informes dados a conocer por las autoridades de Haití, que trabajan incansablemente junto a los cooperantes de diferentes países para poder controlar el desastre y poder ayudar a los afectados.

Edificios como el Palacio Nacional, la Catedral, el de la ONU, un hospital, el hotel más importante de Haití e innumerables viviendas han sido grandemente afectados por el terremoto, por lo que a estas horas del día cientos de personas buscan bajo los escombros a posibles víctimas.

También han colapsado el servicio energético y las vías de telecomunicaciones, por lo que es complicado establecer algún vínculo de comunicación desde el exterior hacia Haití, lo que preocupa a los haitianos que viven en otras naciones que aún no han podido saber cómo están sus familiares.

El sismo de 7.0 grados en la escala de Richter, que generó una alerta de Tsunami, también se sintió en República Dominicana y Cuba, aunque con menos magnitud y sin daños.

Es triste que un fenómeno de esta naturaleza se cebe contra uno de los países más pobres del mundo, un país que nunca sale de la crisis, donde las personas apenas pueden vivir debido a la pobreza extrema con la que viven cada día.

Es necesario que tanto la Comunidad Internacional como todas las personas que puedan de una forma u otra colaborar con Haití, aporten lo que esté a su alcance para ayudar a esta población, que sufre la devastación más grande de su historia.

Leer más sobre la tragedia en este enlace



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.