Pages

25 nov. 2011

Voces contra el maltrato: mujeres inmigrantes asesinadas en España



Hace menos de dos semanas llorábamos la muerte Avellaneda Muñoz, una dominicana que tras ser asesinada por un colombiano de 22 años, dejó un vacío inmenso en las personas que las conocían, pero sobre todo a su madre, con quien vivía aquí en España, y a su padre, que tuvo que venir desde República Dominicana para darle el último adiós y quedarse con el dolor de jamás volver a ver a su hija.

Además de esta joven de apenas 17 años de vida, fueron asesinadas este año en España otras mujeres inmigrantes: W.L.  29 años, de nacionalidad China, Lady Yeni P. A., cubana, 34 años;  J. A. A., colombiana, 53 años; Marilyn Wilson, inglesa, 52 años;  Yanela Z. C., ecuatoriana, 22 años; Viorela Alexandra Moldovan, rumana, 19 años, entre otras de nacionalidades brasileña, ecuatoriana y Boliviana.

Estos son algunos nombres de la lista negra de mujeres asesinadas, de los 54 feminicidios ocurridos este año en España.
A ellas se suman también, un gran número de víctimas de la violencia de género que son silenciada y amenazada cada día por sus parejas o ex parejas sin importar la raza ni de dónde provenga.
Muchas de estas mujeres son inmigrantes. Féminas que muchas veces carecen de apoyo u autonomía económica para poder salir de la situación de maltrato en que se pueden encontrar.

A raíz de la celebración este 25 de noviembre del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Amnistía Internacional ha dado a conocer un informe basado en cifras del 2007, donde denuncia las dificultades de muchas mujeres extranjeras que tienen seis veces más riesgo de morir asesinadas, además de tener mayores problemas a la hora de pedir ayuda y ser atendidas.
“Los policías me preguntaron que por qué había aguantado tanto. (...) Tenía miedo por ser ilegal y de que nadie me creyera porque él siempre me decía, ¿dónde vas a ir tú?, ¿quién va a creer a una extranjera ilegal?”  Cuenta una mujer maltratada de origen  marroquí, que no tenía papeles.


En su informe denominado: “Más riesgos y menos protección: mujeres inmigrantes en España frente a la violencia de género”, Amnistía Internacional  asegura que la desigualdad y la violación de los derechos humanos de estas mujeres continúa, especialmente  de aquellas que son reagrupadas por  cónyuges, que se convierte en su agresor, y de las que están en situación irregular.
 “La escasa atención prestada a sus necesidades en el desarrollo de la Ley Integral y las trabas creadas por algunas normas dictadas posteriormente son la causa principal de que encuentren obstáculos en la búsqueda de asistencia, protección y justicia ante la violencia que sufren”, dice María Naredo, abogada especializada en temas de género.
Las mujeres inmigrantes, que muchas veces son invisibles ante la sociedad y tienen un doble problema cuando están en situación irregular, tienen muchas dificultades para tener acceso a los recursos que existen para superar el trauma del maltrato y donde podrían sin lugar a dudas recibir ayuda.
En la Ley Extranjería, actualmente la mujer inmigrante que es maltratada tiene derechos a recibir todas las ayudas sicológicas que sean necesarias, y no se le abre un expediente de expulsión aquellas que denuncian a sus maltratadores y están sin papeles.
Recomendaciones de Amnistía Internacional a las autoridades españolas:
 · La creación de mecanismos alternativos a la denuncia y la orden de protección para acreditar la condición de víctima de violencia de género
· La reforma del Reglamento de Extranjería para que las autorizaciones de residencia, tanto a mujeres reagrupadas por su agresor como por circunstancias excepcionales, llevan aparejada una autorización de trabajo
· La retirada de la Instrucción 14/2005 de la Secretaría de Estado de Seguridad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.