Pages

22 mar. 2010

¿Qué haríamos sin la existencia del agua? ¿Podrías vivir sin este líquido?


Uno de los problemas que más afecta a las naciones más pobres es la falta de agua y su contaminación.

Cada año incrementa el número de muertos a causa de la mala calidad del agua. Hay más personas que fallecen por esta causa que todas las provocadas por la violencia, entre ellas la guerra.

Así lo ha afirmado el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, en su mensaje con motivo de celebrarse este 22 de marzo el "Día Mundial del Agua".

"Agua limpia para un mundo sano" es el lema que se ha utilizado este año para hablar de este líquido tan importante para la subsistencia de cualquier ser vivo.

Son muchas las organizaciones y las personas particulares que se preocupan por la conservación de este medio natural, por lo que a diario se elaboran campañas para hacer hincapié en su buen uso y para evitar su contaminación.

Al hablar de este tema, no dejo de pensar en la escasez del agua que existe en muchos países, entre ellos de América Latina. Desde que tengo uso de razón, en mi país, República Dominicana siempre ha existido problemas con el agua: carestía, contaminación y desperdicio de este líquido.

Es necesario que todos y todas hagamos conciencia sobre la importancia del agua y de los recursos hídricos que pueden estar en peligro.

Cada 20 segundos muere un niño menor de cinco años por enfermedades relacionadas a la contaminación del agua, como consecuencia de las toneladas de desperdicios que son arrojados a sus fuentes.

Este dato dado a conocer por el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA), es muy preocupante y debemos trabajar entre todos/as para cambiar esta realidad.

Para continuar hablando de este tema hay un post publicado en Canal Solidario que merece la pena leer, para que cuidemos este preciado líquido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.