Pages

31 mar. 2010

Denuncian trato vejatorio a una inmigrante

“Mi nombre es Verónica y estoy residiendo en Lugo (Monforte de Lemos) desde hace 2 años y medio, viviendo con un español. En el mes de octubre de 2009 presentamos la documentación precisa para casarnos en el Registro Civil, desde donde trasladaron aviso a la Comisaria de Lugo. Citada para presentarme en la Comisaria para responder unas preguntas relacionadas con la boda, me encontré con la sorpresa de que me detuvieron e iniciaron un procedimiento de expulsión”.

Este es parte del testimonio de una mujer de nacionalidad argentina que se encontraba en situación irregular y pretendía casarse con la persona con la que mantenía una relación de más de dos años.

La situación que vivió Verónica fue dada a conocer por el Foro Gallego de Inmigración, cuya entidad denunció el caso ante las autoridades correspondientes con la finalidad de aclarar los hechos y su realidad.

Verónica, quien llevaba más de dos años conviviendo con un ciudadano español, dice haber recibido un trato "vejatorio" por los miembros de la comisaría de Lugo, y asegura haber sido tratada como si fuera una delincuente.

“Lo peor sin duda fue el trato recibido: como si fuera una delincuente me negaron un vaso de agua y me acompañaron al baño manteniendo la puerta abierta. Cuando el comisario me vio llorar, revisó el pasaporte y me dijo que no me preocupara que sería rápido, ya que no era ninguna” GOLFA”, agrega Verónica.

Mientras la pareja de esta ciudadana argentina trataba de solucionar el problema, le comunicaron que tenía que pagar una multa por vivir con una persona sin papeles. Verónica permaneció en dicha comisaría una cuatro horas, las que califica como “las peores de mi vida”.

No obstante a esa situación, la pareja contrajo matrimonio por el Registro Civil en diciembre de 2009, por lo que presentó un escrito ante la comisaría para pedir que le devolviesen su pasaporte, situación que se prologó.

“Cuando mi marido fue a la comisaria a preguntar por mi situación, lo mandaron a la Subdelegación de Gobierno de Lugo y ahí le dijeron que ellos estaban esperando la contestación de la Comisaria, por lo que volvió a la Comisaria, en la que le informaron que habían perdido el escrito de solicitud del Pasaporte”, dice el testimonio de la joven publicado por el  Foro Gallego de Inmigración.

Asegura que ha sido tratada peor que a una delincuente, que su situación está en el “limbo”, mientras continúa firmando en la comisaría en los días que le han fijado para comparecer ante esa organización.

Para aclarar los hechos y distribuir responsabilidades se sostuvo una reunión donde estuvieron presentes representante del Foro, el comisario jefe de la comisaría de Policía de Lugo y el inspector responsable de la sección de extranjería.

Ayer, el portavoz del Foro, Miguel Fernández, habló de la actitud "muy cortés" que mantuvo el subdelegado en el encuentro, quien explicó cómo sucedieron los hechos, aunque en la ONG se tiene una visión distinta a la explicada.

Fernández cree que existe un "problema de fondo" con las personas en situación irregular que, "por las circunstancias que hay", en ocasiones a la Policía "le resulta muy difícil evitar esa sensación de delincuente".

Los responsables policiales argumentaron que no hubo ningún trato discriminatorio, aunque reconocieron que pudieron haber actuado de otra manera.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.