Pages

24 feb. 2010

Los Latin Kings, una banda latina que da mucho de qué hablar en España


(foto de archicvo)


 La Policía asestó un duro golpe a los Latin Kings con el apresamiento el pasado domingo de unos 40 de sus miembros, considerados los máximos representantes de la banda latina en Madrid y en Leganés.

La detención de los supuestos delincuentes, que no superan en su mayoría los 30 años, se llevó a cabo mientras éstos realizaban la celebración del décimo aniversario de su fundación, en un bar de Ciudad Lineal, en la capital española.

Durante la detección, de acuerdo al informe policial, fueron decomisados importantes documentos de la banda, entre ellos juramentos y banderas que hacen alusión a los ritos que sigue esta organización, la cual según las autoridades del orden, aunque sea desarticulada tiene gran capacidad de regenerarse.

Las investigaciones en torno a los Latin Kings fueron intensificadas en diciembre del pasado año, en momentos en que miembros de la Brigada Provincial de Información detectaron una mayor actividad de este grupo, especialmente, en lugares públicos de Madrid.

Siguiendo sus pasos, la Policía también arremetió contra ellos el pasado Día de Reyes, en una reunión en la que fueron apresados unos ocho miembros de la banda. Las capturas realizadas en lo que va de año se han llevado a cabo gracias a las informaciones que se cuelan por Internet, lo que ha ayudado al organismo del orden a realizar sus pesquisas.

En el último golpe asestado a la cúpula de los Latin Kings fueron apresados 40 personas, denominada “reyes”, además, fueron identificados unos 27 menores de edad, que supuestamente están en fase de ascenso dentro de la organización. También decomisaron 64 collares, cuentas para elaborarlos, pañuelos de los mismos colores, anillos, el juramento por el que se rigen, banderas y otros ajuares que caracterizan a los miembros de esta banda.

Dentro de los detenidos, ocho son de origen español, y el resto ecuatorianos, peruanos, bolivianos y de otras nacionalidades de Latinoamérica.

Origen de los Latin Kings

El origen de los Latin Kings se remonta hacia la mitad del siglo XX, en Los Estados Unidos. Sus primeros miembros fueron de nacionalidad puertorriqueña, aunque al día de hoy ya cuenta con miles de miembros de diversas nacionalidades, en su mayoría de América Latina.

Se dice que en Norteamérica, se crearon dos facciones distintas: una en Chicago, en los años cuarenta y la otra en New York, por el llamado “Rey Sangre” (King Blood), en los sesenta, la cual fue registrada con tinta negra sobre papel amarillo.

Mientras que en España, comenzó a forjarse en los primeros años del “2000”, siendo sus primeros miembros ecuatorianos; sin embargo, hoy figuran en sus listas personas de República Dominicana, España, Colombia, Bolivia y de otras nacionalidades latinas.

En este país, la rama de los Latin Kings se denomina “Tribu de América España” y está dividida en cinco reinos, como suelen sus miembros llamarles.

En Madrid: Reino Inca; Hispano, en Barcelona; Maya, en Valencia y Alicante y los reinos Azteca y Chibcha, en Murcia y Canarias, respectivamente.

En el año 2006, los Latin King se convierten en una organización legal en Barcelona bajo el nombre de “Asociación Cultural de Reinas y Reyes Latinos de Cataluña, con la intención de reinsertarse en la sociedad y de trabajar por la integración de los inmigrantes de esa localidad.

No obstante, a esta reinserción por parte de este grupo de jóvenes en Barcelona, en el resto de España se sigue hablando de los Latin Kings, como personas violentas y de organización ilegal, perseguidas por los organismos del orden debido a los actos vandálicos que cometen.

Otra cosa que llama mucho la atención de esta banda, es que en innumerables ocasiones ha mantenido rencillas y rivalidad con otras bandas de origen latinoamericanos, como son los Ñetas y los Dominican Don´t Play.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.