Pages

16 oct. 2011

Mujeres inmigrantes que contribuyen a la economía española


Cada día es mayor el número de mujeres que salen de sus casas a realizar trabajos que no tienen nada que ver con el quehacer doméstico al que estaban acostumbradas en décadas pasadas.
En España, actualmente, existen mujeres que ocupan importantes puestos de trabajo en el ámbito político, empresarial y social, lo que ha conllevado a que cada vez se le dé una cuota de mayor participación en la sociedad.
En las últimas dos décadas, se ha visto como la mujer ha ido creciendo imparablemente en lo profesional y como ha ido aumentado su presencia en la sociedad, lo que sin lugar a dudas, ha ayudado a la transformación de un sistema de vida, que para muchas a día de hoy, sería difícil no llevar a cabo.
La salida de la mujer española al mercado laboral gracias a su preparación académica, ha conllevado a una serie de cambios que se hacen imprescindibles para que ellas puedan conciliar su vida profesional, personal y familiar.
Uno de estos fenómenos ha sido la llegada de mujeres inmigrantes que vinieron a España de distintos países, especialmente, a partir de la década de los “90. Estas mujeres, entre ellas de los países del Este y de América Latina se han ocupado desde hace años de las tareas domésticas y el cuidado de los niños/as de familias españolas, lo que las ha convertido en entes imprescindibles para el desarrollo de esta sociedad.

<><><>
 
<><><>
Situación laboral de las mujeres inmigrantes
  • En la década de los 90 se constata el progresivo aumento de las mujeres en la población activa extranjera.         
  • Según un estudio subvencionado por el Instituto de la Mujer, el 45% de empleo inmigrante es femenino.
  • De las 800.000 mujeres inmigrantes empleadas en nuestro país, el 59% proviene de Latinoamérica    
  • Del total de ocupación femenina en España, la ocupación de mujeres inmigrantes ha pasado de un 3,4% en el 2001 al 10,3% en el 2005.
                                        Datos obtenido de un estudio de UGT (Secretaría para la Igualdad)

Es cierto, que  una gran cantidad de estas mujeres extranjeras que se dedican al quehacer doméstico remunerado no poseen una educación cualificada, sin embargo, no hay que olvidar que muchas de estas mujeres también poseen estudios profesionales, no obstante, no han podido encontrar mejores oportunidades de trabajo por la falta de documentación u otros problemas que acarrea la inmigración.

La mujer inmigrante en España ha ayudado al     crecimiento económico de esta sociedad, gracias a que estas mujeres que han dejado a sus familiares en su país de origen, se han dedicado en cuerpo y alma a los trabajos domésticos y otros oficios pocos cualificados, muchas veces hasta en detrimento de sus propias vidas y sueños.

Pese a que muchas de estas mujeres han tenido que trabajar en ocasiones en condiciones infrahumanas, sin contratos de trabajo o sin documentación, es bueno resaltar, que gracias a las labores que realizan en casas de familias españolas, pueden sustentar a sus familias mediante las remesas que envían cada mes a sus naciones.

Una de las preocupaciones de las  inmigrantes, es la de no dejar de trabajar mientras se encuentran en el país de acogida,  por la cantidad de compromisos que dejan en su país, especialmente, todo lo que se refiere a la manutención de sus hijos/as.
En la actualidad, las remesas constituyen un importante flujo económico que circula entre los países receptores y los emisores de emigrantes, siendo determinante en la financiación de gran número de estos países. El continuo incremento observado en las remesas enviadas en todo el mundo hace que éstas se hayan convertido en una parte importante del PIB de los países en desarrolloIñigo Moré
Observatorio Permanente de la Inmigración

Es por ello, que en países latinoamericanos, entre ellos el caso de República Dominicana, de donde soy oriunda, las remesas son después del turismo la mayor fuente de ingresos que mantiene activa su economía. 

En 2010 las remesas dominicanas ascendieron a más o menos US$3,400 millones equivalente a 7% del PIB.

Sin lugar a dudas,  el trabajo que realiza la mujer inmigrante  en España es muy significativo tanto para esta nación como para la sociedad de la que proviene. Gracias al trabajo que realizan fuera de sus hogares pueden alcanzar el sueño de darles una mejor calidad de vida a sus hijos, especialmente, mejores oportunidades en materia de educación, uno de los pilares más importantes para el desarrollo personal y profesional de sus hijos/as.



Este Post lo he realizado como primera práctica en el curso que hago actualmente sobre "El fortalecimiento del papel de la mujer inmigrante en España".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.