Pages

30 oct. 2011

El tren del recuerdo de la inmigración turca termina su viaje en Múnich

Berlín, 30 oct (EFE).- El tren del recuerdo de la inmigración turca, que partió de Estambul hace varios días, terminó hoy su recorrido en Múnich, 50 años después de que Alemania y Turquía firmaran un acuerdo para el ingreso de los así llamados "trabajadores invitados" al mercado laboral germano.

Los "trabajadores invitados" terminaron convirtiéndose en inmigrantes y, desde entonces, le han cambiado la cara a la sociedad alemana, como lo señaló la canciller Angela Merkel en su vídeo mensaje semanal.

Alemania, como consecuencia del milagro económico, había empezado a padecer una escasez de mano de obra para la minería y la industria y optó por reclutar trabajadores en el sur de Europa. El primer acuerdo en esa dirección se firmó con Italia en 1955 y fue seguido por nuevos tratados con España y Grecia, en 1960, y con Turquía, en 1961.

Inicialmente, las condiciones del acuerdo con Turquía eran mucho más rigurosas que la de los acuerdos con España, Grecia e Italia, pues las autoridades alemanas tenían reservas con respecto a las diferencias culturales que separaban a los alemanes de los nuevos trabajadores invitados.

Se fijó un periodo de residencia máximo de dos años y en un principio no se contempló la posibilidad de reunificación familiar en territorio alemán.

Esas limitaciones iniciales sin embargo no impidieron una gran oleada de inmigración. Entre 1961 y 1973 cerca de 750.000 trabajadores turcos se desplazaron a Alemania. No muchos volvieron a su país y a partir de los años setenta las reunificaciones familiares se hicieron cada vez más frecuentes.

Los primeros inmigrantes turcos pisaron suelo alemán en Múnich, a donde llegaron en tren haciendo el mismo recorrido que completó hoy el tren del recuerdo que pasó por Belgrado, Zagreb y Salzburgo antes de llegar a la capital bávara.

"Los trabajadores invitados contribuyeron decisivamente con su esfuerzo incansable al bienestar de nuestro país", dijo hoy en Múnich la encargada para la integración del gobierno alemán, Maria Böhmer.

Actualmente, viven en Alemania cerca de 2,5 millones de personas de origen turco.

El acto oficial para celebrar el cincuentenario se realizará el miércoles, con la presencia del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.