Pages

7 ago. 2010

Desmantelan en Francia red engañaba a inmigrantes


Siempre son buenas las noticias que nos llegan relacionadas a la desmantelación y apresamientos de personas que pertenecen a redes de traficantes que abusan y engañan a los inmigrantes irregulares.

En esta ocasión se trata del desmantelamiento por las autoridades francesas de "una importante red de inmigración irregular de origen chino" con destino a España, Italia y Luxemburgo que operaba desde París y la localidad china de Shanghai.

La red, dirigida desde París por un ciudadano chino instalado en Francia, cobraba entre 12.000 y 15.000 euros a cada "cliente", informó en un comunicado el ministro galo de Inmigración, Eric Besson.

La detención simultánea en China y Francia el pasado 15 de julio de "varios miembros de una red china marcó un paso en un proceso de eficaces operaciones entre los dos países", señaló Besson, quien no precisó el número de personas arrestadas.

Una segunda operación llevada a cabo en París el pasado día 27 permitió detener a varios "clientes de la red", agrega el comunicado.

El Ministerio francés de Inmigración, que felicitó a las autoridades chinas por su colaboración, calificó la organización como "una red bien estructurada".

2 comentarios:

  1. Es realmente lamentable que existan esos abusos. Ocurre lo mismo entre México y Estados Unidos (se les llama "polleros") aunque desgraciadamente, allá ni señales que desmantelen esas redes.

    ResponderEliminar
  2. Así es Raúl, tu sabes que lamentablemente una de las consecuencias de la inmigración es la creación de este tipo de bandas, que buscan bajo cualquier forma robarles los pocos dineros que tienen a las personas que salen de sus países en buscan de una mejor vida. Es importante que todas estas clases de redes caigan y se luche siempre para exterminarlas. Un saludo!!

    ResponderEliminar

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.