Pages

18 mar. 2010

Violación de los derechos humanos de una nigeriana embarazada


Foto/neoparaiso

¿Cómo podría ser el futuro de una mujer después de ser víctima de la trata de blancas? ¿Cuál es la vida que le espera a esta mujer explotada sexualmente y embarazada de quien sabe quién?¿Dónde están sus derechos, dónde está la ayuda para que se reinserte a una sociedad que muchas veces la va a juzgar y condenar?

Mucho se habla en España del respecto de los derechos humanos y de que las mujeres que son objeto de violencia o víctimas de explotación sexual son acogidas, las orientan y las ayudan a que se pueda reinsertar de una forma positiva a la sociedad.

Pero, ¿qué pasa cuando una mujer no es tratada de esta manera y no recibe el apoyo que se le debe dar en estos casos? Otra vez me pregunto: ¿dónde está el respeto por los derechos humanos de esta persona?

A esta chica de origen nigeriano, la vamos a llamar Luisa, para poder nombrarla con un nombre a la hora de referirnos a ella.

Luisa es una joven de apenas 25 años, ejercía la prostitución desde hace varios años. Ha salido hace un par de días en las noticias de diferentes medios de comunicación españoles, no por ser una estrella del cine ni de la canción, ni por ser un personaje de la vida pública nacional.

Esta joven no es nada más que una inmigrante que estuvo en España sin papeles, sin derechos, y sobre todo: una mujer que sufre por haber sido explotada sexualmente y por estar embarazada de una persona que hace uso de la prostitución con una mente “sucia”, que la obligó a tener relaciones sin preservativos.

Como Luisa hay muchas, pero, ella hoy se encuentra en su hogar de origen y no sabemos cómo estará.
Pero, cómo se puede estar en esas circunstancias, y más cuando se está amenazada de muerte por la persona que supuestamente la vendió para ser traída a España y explotarla sexualmente y a la que supuestamente le debe 20.000 euros.

Esta mujer, que estuvo en un Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) de Madrid por unos 30 días, fue expulsada de España ayer miércoles, pese a los esfuerzos que hicieron diferentes ONG a su favor, para que se tuviera piedad de ella y se le concediera el asilo por estar en una situación de riesgo de muerte y por las condiciones en que está.

Sin embargo, ninguna de las diligencias que se hicieron al respecto ni recurrir la sentencia por parte de las abogadas para que se le otorgaran los 30 días de reflexión que se establece en la Ley de Extranjería, impidieron que esta chica fuera expulsada como lo ordenó la Delegación de Gobierno de Madrid, de donde se asegura sólo se ha cumplido con una disposición judicial.

Sobre el caso y en declaraciones para Europa Press, Viviana Waisman, presidenta de la ONG Women's Link Worldwide, dice que es una “grave violación de los derechos humanos", en concreto el de la nigeriana en lo que tiene que ver con "la representación jurídica", debido a que la Administración "no notificó" a las abogadas que la solicitud del periodo de reflexión había sido rechazada, por lo que no se pudo recurrir la decisión ni evitar su expulsión.

"Nosotras teníamos su representación y no nos avisaron de nada. El daño ya está hecho", explica la presidenta de dicha ONG.

Asimismo, mostraron su preocupación por este caso el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica Herzog, quien de acuerdo a la presidenta de la ONG hizo todo lo que estuvo a su alcance para evitar la expulsión.

También el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados dio a conocer un comunicado en el que asegura que recomendó al Ministerio del Interior que concediese asilo a la nigeriana, pero su petición fue denegada pese a los informes favorables que emitió para que Luisa fuera acogida en este país.

Viviana Waisman asegura que no se olvidarán del caso y que la ONG Women´s Link seguirá en su lucha para denunciar la decisión de la Administración española sobre el caso, ya que esta nigeriana necesitaba protección internacional.

Informa que denunciarán los hechos ante la relatora especial de Naciones Unidas sobre la Trata de Mujeres con fines de Explotación Sexual y acudirán al grupo de expertos sobre la lucha contra la trata de seres humanos (GRETA) para ponerles en conocimiento de la situación de esta mujer.

La nigeriana, que ya se encuentra en su nación, llegó a España en el 2006 y tras acudir a una comisaría para tratar de legalizar su situación legal, fue detenida por estar sin papeles y posteriormente llevada al CIE de Aluche, donde permaneció por espacio de un mes hasta ser expulsada.

Hoy no se sabe nada de esta mujer que está embarazada de dos meses, sólo que está en Nigeria, donde esperamos pueda tener las oportunidades que se le denegaron en España o por lo menos que su caso sea llevado antes las instancias correspondientes para que no corra peligro y pueda ser protegida, ya que los hechos de violencias no cesan en ese país, donde muchas mujeres son asesinadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La libertad de expresión es un derecho que debemos tener todas las personas; te invito a dejar aquí tus comentarios sobre los temas tratados. Cuidemos nuestra forma de escribir lo que pensamos, por el respeto a los lectores.